Perry Anderson: “Podemos y Syriza sostienen posiciones mucho menos radicales que la derecha antisistémica”

…Anderson partió del concepto de “movimientos antisistémicos”, acuñado por Arrighi, Wallerstein, Frank, etc., a finales de los años ’70, para definir una multiplicidad de movimientos de la izquierda anticapitalista en el mundo. Hoy sin embargo, el significado objetivo del término ha cambiado para que se consideran movimientos antisistémicos. Para Anderson, desde los años ‘80 no hay en Europa ningún movimiento significativo que pueda considerarse anticapitalista. “Hay un tabú en considerarse anticapitalista”, en el sentido de bregar por el fin del sistema capitalista como tal.
Así y todo, Anderson sostuvo que estos movimientos aún pueden considerarse “antisistémicos”, en tanto se enfrentan al orden neoliberal capitalista. Un orden político, económico e ideológico que, en términos generales, es económicamente antisocial, basado en un consenso de partidos del “centro” (derecha e izquierda), cohesionados ideológicamente en el “pensamiento único” e intercambiables políticamente; de allí que se hable en Francia de la UMPS (UMP+PS), en Italia del PDL (PD y Popolo della Libertà) o en el Estado español, el ya famoso PPSOE (PP+PSOE).
En este marco, la clave de su interpretación fue que hay dos tipos de movimientos antisistémicos, los de izquierda, sobre los que más pensamos, y los de derecha. Para Anderson es completamente legítimo considerar a los movimientos de derecha (y extrema derecha) europeos como antisistémicos por el hecho de que son “radicalmente antineoliberales”. Entonces, habría una situación completamente nueva, una “convergencia de agendas” entre movimientos de protesta que vienen de la derecha y de la izquierda.
En el panorama de Europa occidental, existen más variantes de movimientos antisistémicos en la derecha (Frente Nacional francés, UKIP en Reino Unido, Liga Norte en Italia, Partido Popular Danés y varios más), que en la izquierda (Syriza en Grecia, Podemos en el Estado español, Sinn Fein en Irlanda, y el Movimiento 5 estrellas en Italia, aunque es discutible si puede considerarse de la izquierda). Luego hay partidos de la izquierda tradicional más pequeños, como Die Linke en Alemania, el Front de Gauche en Francia o Izquierda Unida en el Estado español.
Muchos de estos movimientos son previos a la crisis (FN, el Partido Popular Danés, IU, Die Linke, etc.), pero para Anderson, los fenómenos más importantes son expresiones directas de la crisis económica que estalló en 2008; en la izquierda, claramente Syriza, Podemos y 5 Estrellas. Entre los primeros, para Anderson prevalece una estructura más clásica de partido, mientras que en los más nuevos tienden a ser movimientos más amplios, menos estructurados…
…Anderson abordó finalmente las principales ideas que, según él, estructuran estos movimientos. En la derecha, el tema de la inmigración (xenofobia), ligada a la demanda de seguridad social; la austeridad, relacionada con la demanda de la salida del euro (eurofobia); y la soberanía popular (nacionalismo), en términos de demanda de soberanía democrática contra las instituciones de la UE. En cuanto a la izquierda, dos ideas son idénticas: el cuestionamiento de la austeridad y la demanda de soberanía en términos de democracia política. Pero no así la cuestión de la inmigración, mientras le sumó una suerte de “política exterior antiimperialista”…
…Para finalizar, Anderson arriesgó una crítica hacia la izquierda: “Podemos y Syriza, debemos ser honestos, sostienen posiciones mucho menos radicales que la derecha antisistémica”. En su lectura esta posición es “razonable”, porque “hay indignación, pero el miedo aun predomina en la mayoría de la población europea”, pero al mismo tiempo dijo que “debería reconocerse que en términos de competencia política, en la arena común de la protesta antisistémica, estas posiciones son una desventaja táctica en comparación con la derecha”…
…Anderson da en el clavo cuando dice, honestamente, que “Podemos y Syriza tienen un programa menos radical” que el Frente Nacional y otras variantes de extrema derecha. Lo mismo se podría decir del Front de Gauche, y sin lugar a dudas de Izquierda Unida. Este límite está entre una de las causas del fortalecimiento de la derecha en sectores obreros y de clase media arruinada. Sin embargo, no lleva esta crítica hasta el final, abordando la política en términos de clase y estrategias de clase…
…Visto desde el ángulo del debate actual, el peligro es abordar la influencia de la extrema derecha en amplios sectores de trabajadores y clases medias arruinadas desde una lógica “antisistémica”, que en perspectiva puede decantar en algún tipo de variante frente populista, y no desde una estrategia obrera contra la estrategia del capital.

Perry Anderson: “Podemos y Syriza sostienen posiciones mucho menos radicales que la derecha antisistémica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: