LA IZQUIERDA PERUANA ANTE UN RETO HISTÓRICO

hermanos, hay muchísimo que hacer…
Cesar Vallejo

Desde hace un cuarto de siglo la izquierda en el Perú tiene un déficit político, al no lograr construir una organización potente (frente, alianza, coalición…), con un programa y líderes que convenzan a amplios sectores sociales y obtener su apoyo masivo; se viene realizado una praxis pragmática cortoplacista supeditada a los procesos electorales; facilitándole la labor de la derecha neoliberal.

La izquierda peruana al llevar varios lustros cometiendo el mismo error, donde prevalece lo electoral y faltarle una fuerte organización propia, reiteradamente va detrás de otros partidos y candidatos que no son de izquierda, (Fujimori, Toledo, Ollanta,…), para finalmente ser traicionados. Por lo tanto, es prioritario construir primero una alternativa propia, para convertirla en el eje del Bloque Nacional Popular. Es fundamental para la izquierda peruana concebir una organización política con programa, con ética, con pedagogía, y trabajar para conseguir una militancia popular masiva.

Por la falta de incidencia de la izquierda en el primer plano social, el espectro político peruano se ha corrido a la derecha; porque sucede como en los vasos comunicantes; el espacio político que es abandonado es ocupado por otra opción. Esto es consecuencia de la ineficiencia política de las izquierdas, no han logrado ser alternativa política durante este largo periodo; muy diferenciada de la alternancia de partidos del y para el neoliberalismo.

Si se considera las experiencias en el entorno regional sudamericano; en países que han enfrentado al neoliberalismo; como en Argentina, Bolivia, Ecuador, Venezuela; se realizaron movilizaciones masivas diversas y plurales provocando un cambio social popular, siendo finalmente capitalizados por organizaciones políticas de izquierda y progresistas. En el Perú, se dio un proceso parecido de cambio, cuando de derroco al fujimorismo, pero por la debilidad de la izquierda, fue rentabilizado por los grupos de poder que se venían y se siguen beneficiando del neoliberalismo.

Esta hegemonía de la derecha en el Perú (en todos los ámbitos, van ganando la batalla de las ideas), es lo que hace posible la continuidad de la política neoliberal. Y durante este largo periodo, también se aprecia en la política internacional, los gobiernos peruanos han actuado varias veces sin dignidad, sin soberanía o como simples peones del imperialismo yanqui; por ejemplo, al formar parte del Arco del Pacífico neoliberal que va en contra la integración progresista latinoamericana; y esta actuación se ha empeorado al permitir establecer bases militares y tropas yanquis en diferentes zonas del Perú. Si no se cambia esta política neoliberal, durante este periodo histórico donde se juega el proceso de la segunda emancipación latinoamericana; el estado peruano volverá a cumplir el papel geopolítico de reducto colonial, como sucedió en la primera independencia sudamericana de hace doscientos años.

En la actual coyuntura política peruana, al no lograrse una fuerza de izquierda de masas, está limitada su capacidad de movilización social; por lo tanto vuelven a condicionarse al aspecto electoral; y por falta de acuerdos se ha producido la división entre las izquierdas. Esta división tiene diversas causas, y la inexistencia de autocrítica acentúa el sectarismo; pero existen más elementos para la unidad, esto se puede conseguir con voluntad y decisión política. Al parecer no se ha procesado bien (en alcanzar consenso) sobre el debate de la contradicción entre capital-trabajo y/o capital-naturaleza. A lo anterior se suma otros hechos; como por ejemplo, que se perdió la oportunidad de fortalecer la unidad en las anteriores elecciones municipales, como en Lima que se pudo elegir democráticamente una candidatura para la alcaldía.

Ahora un sector de la izquierda, plantea hacer una alianza con el Partido Humanista, donde su responsable político Yehude Simon no se puede desligar de la masacre de Bagua, cuando fue ministro del segundo gobierno de Alan García (el más corrupto), y además de su posterior alianza con otro partido neoliberal, esto no se aprecia como un centro político, porque no se le ve coherencia, ni identidad; al contrario públicamente crea desconfianza.

Se tendría que hacer esfuerzos, para convocar una nueva alianza política entre todos los partidos de izquierda, superando y aprendiendo de los impases que hubo con el anterior proyecto del Frente Amplio; estableciendo elecciones internas para escoger los cargos y responsabilidades de esta nueva organización; para posteriormente elegir democráticamente a los que postulen a cargos públicos, incluida una futura plancha presidencial. Sería conveniente potenciar una candidatura presidencial peruana, que sea encabezada por una persona que no sea capitalina, mujer y joven.

Pero este nuevo frente de izquierda, para poder articular las reivindicaciones nacionales y populares a través de un programa, tiene que conseguir el respaldo ciudadano masivo, para lo cual debe ser parte e integrante de las diferentes y diversas movilizaciones sociales, que normalmente van más allá de la influencia de los partidos y sindicatos y que se desarrollan en todo el territorio peruano.

Una nueva y amplia movilización social que se puede desarrollar en todo el Perú, es contra las bases militares y el acantonamiento de tropas yanquis; porque representa una injerencia en la política peruana, además, es una amenaza para otros países vecinos. Con esta movilización se relanzaría el sentimiento patrio, de soberanía y antiimperialista; además se fortalecería la solidaridad con los países potencialmente amenazados (Bolivia, Ecuador y Venezuela…). Asimismo, los peruanos sumarian su esfuerzo, para hacer una política internacional multilateral, a la vez que reducen la influencia yanqui en la región.

Para conseguir una patria con libertad, hay que luchar por el socialismo. Para eso es necesario construir un Bloque Nacional Popular, basada en una organización de izquierda. Lo táctico es hacer la organización de izquierda; si se logra esto, se rompe el ciclo de errores que se viene dando desde hace un cuarto de siglo; y así, los peruanos podrán sumar su apoyo al proceso de la segunda emancipación latinoamericana.

Felix Tejada
Madrid, Marzo 2015
mitimaes.wordpress.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: