España – Cataluña: El retorno de las antiguas diosas – LoQueSomos

…Viene todo esto a cuento del manifiesto que, sobre el “referéndum catalán”, han firmado mil y pico miembros del establishment mediático-cultural. Son personalidades más o menos intelectuales y artísticas -unos pocos, amigos personales de quien esto suscribe-. Piden a la ciudadanía catalana que no voten en el susodicho referéndum porque es “anti-democrático”. Algunos, ya firmaron en otro referéndum: el que hubo en 1986 sobre el ingreso de España en la OTAN… y firmaron a favor de entrar en esa organización criminal y en contra de que España fuera un país neutral. Nunca jamás les perdonaré que trabajaran para abortar “la más alta ocasión que vieron los siglos”. Pues sabemos que no hubo tan maravillosa ocasión porque el traidor Felipe Gonzálex (el pillo que subió al Poder gracias a pregonar que “OTAN, de entrada NO”) y sus ilustrados mamporreros perpetraron el pucherazo técnico-mediático que nos metió de hoz y coz en una asimétrica guerra santa contra la musulmanía que la Hispania Victoriosa ha traducido en petróleo y en una cadena de atentados literalmente interminable.
Volviendo a la actualidad: ¿por qué dicen los mentados Mil y Pico que el referéndum no es democrático? Evidentemente porque no quieren salir de esa cárcel de oro en la que se han instalado -palabra que define a la purrela que se ha colocado y no precisamente en el buen sentido de esta palabra. Es una grotesca cárcel de papel porque creen que las leyes escritas en el papel del Estado son ecuánimes y, además, porque son “las que nos hemos dado todos”, infame exageración puesto que no todos aprobamos la Constitución -papel mojado para la mayoría e interpretable a gusto del Poder-, amén de que muchos españolitos ni siquiera habían nacido cuando se votó hace cuarenta años…
…Otrosí, a su pesar o de grado, a la Revolución no le queda otra opción que ser violentamente defensiva porque se enfrenta a una violencia activa incomparablemente mayor y con tendencias sangrientas: la violencia estatal. Pero, en la Revolución europea posmoderna, la sangre no tiene porqué llegar siempre al río como demostró la desintegración de la URSS y, especialmente, la revolución “de terciopelo” (Checoeslovaquia 1989) Por ahora, Madrid sólo emplea armamento ligero contra Catalunya pero el neofranquismo y su palanganera la socialdemocracia pueden estar incubando un absceso sanguinolento; por ejemplo, un atentado de falsa bandera -como la Historia nos enseña que son buena parte de los atentados-…
…La doble legalidad y la única legitimidad, el poder y el contrapoder, la República… todo eso no existe para los Mil y Pico. Dicen sí-pero-no-pero-qué-sé-yo. O algo peor: referéndum sí pero edulcorado por Madrid. ¿Se han vuelto monárquicos, mentecatos o, por lo menos, ciegos?, ¿en qué cabeza cabe que el feroz Reyno de las Espatrañas va a tolerar un referéndum “separatista”? Esto no es Canadá ni el United Kingdom ni los países ex socialistas. Esto es la caverna neofranquista, el cubil de los bárbaros -ahora sí-, el cuévano del ojo que perdió Polifemo, la zahúrda de la mediocridad y la hostia consagrada de los sanguinarios. Esto es la Contrarrevolución permanente y, por tanto, cualquier reforma es imposible.
Quien no entienda esto, no entiende nada ni de Catalunya ni del Reyno de las Espatrañas ni del resto del planeta. Pero parece que los Mil y Pico no quieren entender porque son unos instalados, unos empapelados y unos literalmente reaccionarios -no tenemos miedo a revivir la terminología de las viejas diosas- porque se oponen a una acción, precisamente la revolucionaria. Lamento que algunos de mis amigos no lo vean así porque les supongo buena voluntad -y ceguera sobrevenida- pero a la mayoría de los firmantes les supongo miedo, pancismo y gregarismo del peor y contra estos no lamento nada, ni siquiera la dureza del lenguaje. Ellos se la han buscado y sólo espero que, dentro de equis años, cuando aten hilos con la OTAN de 1989, se den cuenta de que atacar una revolución es imperdonable porque es criar cuervos, es caucionar la respuesta neofranquista, callar ante la fuerza de las armas y ceder ante la provocación…
…Literalmente, todo es extraordinario. Pero ya dijimos que el resultado final es lo de menos por la simple razón de que las revoluciones no tienen final -salvo que las aplaste el genocidio y ni aun así-. Aunque sea un detalle microscópico, por lo pronto y para uso de los peritos de la palabra convencional mencionaremos que la revolución catalana ha conseguido eliminar el tópico del diálogo asimétrico. Hoy, nadie repite cual lorito pititón “pero estamos abiertos al diálogo”, sino que lo sustituyen por su anticuado y pobretón sucedáneo el “Estado de Derecho”. Pero hay más, ha popularizado un término absolutamente real: como antónimo de la perdida y malgastada democracia, ¡ha implantado el uso de demofobia!. Bienvenido sea entre otros motivos porque no hay revolución sin creación de expresiones –algunas, bicentenarias como ‘Derechos Humanos’. Pero que no se alarmen los ortodoxos y los paniaguados; a fin de cuentas, la revolución y libertad son sólo diosas ancianas. Estén tranquilos, como la Europa de la caricatura, revolución no es más que una vieja palabra.

Origen: El retorno de las antiguas diosas – LoQueSomos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: