La anomia americana

…Durkheim llamó a este estado de desesperanza y desesperación “anomia”, que definió como “ausencia de reglas”.

La ausencia de reglas significa que las normas que gobiernan a una sociedad y crean un sentido de solidaridad orgánica ya no funcionan…

… Pero la captura del poder político y de la economía como concepto por parte de las élites empresariales, junto con la redirección de todas las instituciones hacia una mayor consolidación de su poder y riqueza, ha roto los lazos sociales que mantenían unida a la sociedad estadounidense…

… La reconfiguración de la sociedad estadounidense en una oligarquía y el colapso de nuestras instituciones democráticas han dejado a la mayoría de la población sin poder. Las élites, depredadoras por naturaleza, han descartado toda restricción…

… El sistema político, como lo subraya la investigación de los profesores Martin Gilens y Benjamin I. Page, ya no promueve los intereses del ciudadano medio. Ha convertido el consentimiento de los gobernados en una broma cruel…

… Una década después del colapso financiero de 2008, escribió el Times, el patrimonio neto de una familia de clase media es inferior en más de 40.000 dólares al promedio de 2007. La cifra para las familias negras ha bajado un 40%, y para las latinas un 46%…

.. Existe una criminalización agresiva de los pobres, mientras que las élites gobernantes están protegidas por abogados caros y la no aplicación o reescritura de las leyes

Este boicot fiscal de los ricos ha roto otro vínculo social más, la idea de que todos contribuimos con una parte importante de nuestros ingresos para que la sociedad funcione.

Las élites, que sacrifican “cero” por la sociedad y resultan liberadas de  sus comportamientos criminales, viven en lo que Taibbi llama un “archipiélago sin estado”. Están facultados para saquear la nación, acumular una riqueza obscena y ejercer un control político y legal sin supervisión alguna. El resultado ha sido la eliminación de los vínculos sociales primarios que, por muy sesgados que estuvieran a favor de la mayoría blanca, mantenían unida a la nación…

La ruptura de estos vínculos ha dejado a decenas de millones de estadounidenses a la deriva… Las patologías autodestructivas que plagan a los Estados Unidos -adicción a los opiáceos, obesidad mórbida , los juegos de azar, el suicidio, el sadismo sexual, los grupos de odio y los tiroteos masivos- emergen de esta anomia…

… Los pobres saben que las reglas están manipuladas en su contra. James Baldwin concluyó más o menos lo mismo cuando escribió que los hombres afroamericanos son menos propensos a una crisis de la mediana edad que los hombres blancos porque son menos susceptibles al mito del sueño americano. La mayoría de los afroamericanos aprenden muy temprano en la vida que hay dos tipos de reglas. Pero los estadounidenses blancos, debido a la supremacía blanca, son más susceptibles al mito, y por lo tanto se enfurecen más cuando ese mito se expone como una estafa. Sospecho que esta es la razón por la cual casi todos los tiradores en masa y miembros de grupos de odio de derecha, junto con la mayoría de los partidarios de Donald Trump, son hombres blancos

… El capitalismo recompensa a aquellos para quienes las relaciones personales o profesionales son transaccionales y temporales. Las relaciones bajo el capitalismo son mercenarias. Son parte del plan para el autodesarrollo personal y requieren del engranaje que puedan aportar “los otros”. Para avanzar en un sistema capitalista es necesario construir, y acto seguido destruir, relaciones que en definitiva están huecas. Estas relaciones vacías, y puedes verlas en cualquier reunión comercial, contribuyen a la anomia colectiva y a la desintegración de los vínculos sociales…

Una vez que la clase capitalista logra el control completo, como lo ha hecho en Estados Unidos, desmantela las estructuras que hacen posibles los lazos sociales, viendo en ellos un impedimento para obtener ganancias. Cuanto más concentrada está la riqueza, como ocurre con el sistema capitalista, mayor es el daño que se inflige a la sociedad, enviando los puestos de trabajo a talleres clandestinos del extranjero y dejando a los trabajadores estadounidenses subempleados o desempleados…

… El presidente Trump no es el resultado del robo de los correos electrónicos de Podesta, James Comey o el racismo -aunque él y muchos que lo apoyan son racistas- o bots rusos. Los demagogos surgen de las democracias fallidas plagadas de falta de reglas y anomia. Le dicen a la población enfurecida lo que quiere escuchar y, crudamente, para el deleite de los traicionados, ridiculizan a las élites que los vendieron.

Eliminar a Trump de la administración sin analizar la ausencia de equilibrio social y la anomia que definen las vidas de decenas de millones de estadounidenses no serviría para restaurar la democracia. De hecho, probablemente consolidaría el poder de un fascismo cristianizado que se cubre con una piedad empalagosa y una falsa moral…

 

http://www.elcaptor.com/economia/la-anomia-americana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: