¿Libro o película? Adaptaciones de tres novelas italianas al cine

… No cabe duda que hasta por simple curiosidad se hace necesario revisar el aporte italiano a la cultura, ni qué decir de sus grandes pintores y escultores, sin hablar de la música, pero en esta ocasión queremos referirnos al cine; al que se produjo en la Italia de finales de la Segunda Guerra Mundial, después de Mussolini. La Italia humilde y en ruinas, de la que hablaba Passolini en sus poemas.

Es en la decadencia que surge una nueva expresión en el cine de autor que irradiará dramáticamente a toda la humanidad, con sus luces y su estética de país en ruina, su propuesta gatopardiana y un atractivo número de obras que contaban historias trágicas de la vida real, con una exquisitez aleccionadora para el mundo de las luces. A veces indivisible la línea entre el neorrealismo y el postneorrealismo en la cinematografía, nos atrevemos a presentar estas seis obras; tres novelas y tres películas, cuyo papel protagónico, de los autores como de sus actores, ejercerá enorme influencia en la cultura en general occidental…

… Que el llamado séptimo arte es a su vez, y lo decía Vladimir Ilich Lenin, en el fragor del triunfo de la revolución socialista soviética “…la más importante de todas las artes”; aquella expresión, casi un mandato, hizo que convergieran como una fuerza centrípeta los y las grandes historiadores, poetas, pintores, filósofos, dramaturgos, músicos, escritores y cineastas en un esfuerzo creativo monumental, que permitió dar a conocer en el mundo aquel sueño de una sociedad que reivindicaba al proletariado y que lo puso a la vanguardia en todas las formas del arte y que le imprimió un lenguaje propio al cine y este a su vez habló en lengua rusa al mundo…

… Para salir un poco de la estética hollywoodense, es necesario adentrarse en la historia y buscar en el cine italiano también el inicio, los hilos que condujeron a varios de los cineastas latinoamericanos y caribeños que plantearon la nueva estética, una filosofía propia y un lenguaje que hablaba desde la tierra afro-indoamericana al resto del mundo…

… En cuanto a la técnica de la novela no hay duda que las lecturas de Giussepe Tomasi de Lampedusa mientras la escribía eran de Marcel Proust y Virginia Woolf. Alguien ha comparado El Gatopardo con Paradiso, de Lezama Lima, y con Los pasos perdidos, de Alejo Carpentier. Amo esas dos novelas pero el Caribe es el Caribe y el sur Mediterráneo otra cosa, son, creo yo, sensualidades distintas, más vegetal aquella, más piedra y nostalgia esta, la herencia grecorromana pesa demasiado…

… Visconti llevó magistralmente la novela a la pantalla, e hizo, contra todo pronóstico, de Burt Lancaster no solo un Príncipe Salina creíble, sino genuino, de Alain Delon un convincente Tancredi, el que parece querer hacer comprender la situación a su tío, diciendo aquello siempre utilizado para las más diversas situaciones: “Tutto cambi perche nulla cambi”, y de Claudia Cardinale, la Angélica más hermosa de la historia del cine.

Termino tomando prestada la opinión del escritor inglés E. M. Forster sobre la novela: “Uno de esos grandes libros que van por libre. No es una novela histórica, sino una novela que sucede en la historia”…

… A mediados del siglo XIX, los tiempos están cambiando, y hasta el clima lo siente. Los vientos de una transformación llegan hasta el sur, a Sicilia. Ahí, los aristócratas se ven alterados cuando arriban los camisas rojas de Garibaldi, con el plan de unificar a un país formado por piezas dispares que no encajan entre sí…

… Don Fabrizio es un hombre que no lucha contra la historia o el destino, que no trata de imponerse sobre lo que sabe que se avecina, sino que acepta, de forma dramática y con el aire de decadencia que le aporta Visconti, a ser disuelto en estos tiempos modernos, y no ser más que una estatua arrimada a un rincón de un palacio.

Esto es, estar presente mimetizándose con el entorno. Mantener su estatus en la nueva sociedad…

… De Luchino Visconti ya hemos hablado bastante anteriormente, y su vida no es un misterio como para no poder ver con claridad que no había mejor persona en el mundo del cine, que haya sido más capaz de representar a la nobleza italiana que él: un noble italiano. Pero además de noble, un comunista.

Esa mezcla, más la cultura y sensibilidad artística de Visconti, haría que fuese él quien creara el filme más bello y nostálgico de la nobleza, a la vez que muestra la decadencia de la aristocracia…

… Y así es tal y como se dice, en la frase de Tancredi: “Si queremos que todo siga como está, es preciso que todo cambie”…

… Los productores escogieron al último, Burt Lancaster, sin informarle de nada de esto a Visconti, quien claramente se sintió insultado. La tensión no tardó en aparecer en el set e hizo que Visconti se mostrara seco e indiferente ante Lancaster. Sin embargo, al trabajar juntos y al entenderse el uno al otro forjaron una amistad que duró el resto de sus vidas.

Lancaster ya era un fanático de la obra de Lampedusa, por lo que se dice que dudaba de aceptar el papel ya que para él: “ya era muy perfecta siendo novela”. El actor norteamericano diría sobre Visconti que fue “el mejor director con el que he trabajado”…

… Pero podemos destacar no solo la belleza y la capacidad actoral de Claudia Cardinale, sino su destreza con los idiomas, ya que en set decía los diálogos en inglés cuando interactuaba con Burt Lancaster; en francés, que era su lengua materna, cuando actuaba con Alain Delon, y en italiano al estar con otros actores.

De los cuatro grandes cortes que tuvo el filme (205 min. –considerado excesivo por el director y los productores–; 195 min.; 185 min.; y 161 min.), Visconti decía que su versión favorita era la de 185 min.

El de 195 min. fue la versión usada para el Festival de Cannes.

Y el de 161 min. fue la versión presentada en Estados Unidos, editada por los distribuidores de 20th Century Fox, esto, nuevamente, sin el consentimiento ni la supervisión de Visconti, quien se mostró descontento tanto con la edición como con el doblaje…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: