Trump nunca fue realmente el problema

…Donald Trump nunca fue realmente el problema, fue y es el rancio producto de un experimento secular de imperialismo colonial y racista, originado en el continente y luego exportado a todo el mundo. Comenzó cuando los colonos europeos pusieron el pie en este “Nuevo Mundo” que ocuparon y declararon suyo, mandando al diablo a los pueblos nativos.

La arrogante y sádica crueldad de Trump siempre ha estado latente bajo la superficie del “excepcionalismo” estadounidense. Es la misma crueldad que generó el genocidio indígena, la trata de esclavos africanos, los linchamientos, Jim Crow y la nación que puso a sus ciudadanos en campos de concentración, que normalizó el ataque nuclear a civiles (la única nación en la tierra que lo ha hecho), que arrasó a bombardeos a los pueblos del sur de Asia y roció a sus hijos con napalm y agente naranja. La misma que entrenó a los escuadrones de la muerte en Centroamérica e Indonesia. La misma que asesinó a Lumumba y derrocó a presidentes electos democráticamente como Allende y Mossadegh. La misma que, basada en mentiras, permitió la aniquilación de Irak y de toda la región, que torturó a los niños y a sus padres en los húmedos sótanos de Abu Ghraib, que bombardeó con un dron a una abuela recogiendo okra en el campo. La misma que convirtió a Libia, una vez la nación más próspera de África, en un centro para el comercio moderno de esclavos. La misma que ha pertrechado de tanques a su propia policía, trofeos de sus sangrientas incursiones en el sur global ahora destinados a aplastar a su propia gente. La misma que encerró a toda una generación de niños negros y morenos por la posesión de una planta o por drogar sus castigados cuerpos para aliviar la agonía de vivir en un infierno de desesperación…

…Estados Unidos es, de hecho, un imperio terminal en un planeta asediado por psicópatas, ecocidas y belicistas, mucho más interesados en acumular capital que en las vidas de sus propios hijos y nietos…

…Independientemente del resultado, debería quedar claro que Estados Unidos es un estado fallido. Si bien la mayoría de su población es decente y está dispuesta a comprometerse con el mundo, más allá de sus fronteras, una parte considerable de la misma ha demostrado que no lo es, ha abrazado el fascismo, aunque ignore el significado del término. Este es un hecho que debe quedar claro. El desprecio de su beligerante gobierno por un mínimo de decencia, cooperación, compasión o conciencia ha quedado, y en términos muy severos, patente ante todos los habitantes del planeta. No se puede ni se debe confiar nunca en él. De hecho, su disolución es la única esperanza que podemos albergar para un futuro habitable en la tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: