Cuba: soberanía mundial al 88%

… Ahora en medio de maquinarias de descredito dentro y fuera del país; sinfonías lúgubres,  hambrientas de “ficticias democracias”, la voz de Fidel sigue, y seguirá presente, haciéndonos recordar la calidad de savia que alimenta el árbol de la Revolución del Bienestar Integral y soberano.

  “Se habla con frecuencia de los derechos humanos, pero hay que hablar también de los derechos de los derechos de la humanidad. ¿Por qué unos pueblos han de andar descalzos para que otros viajen en lujosos automóviles? ¿Por qué unos han de vivir 35 años para que otros vivan 70? ¿Por qué unos han de ser míseramente pobres para que otros sean exageradamente ricos? Hablo en nombre de los niños que en el mundo no tienen un pedazo de pan; hablo en nombre de los enfermos que no tienen medicinas; hablo en nombre de aquellos a los que se les ha negado el derecho a la vida y la dignidad humana”.[2]

 Y, así con espíritu de paz y justicia, de hermandad, en medio del odio y desamor, pero de amor y tierna solidaridad al mismo tiempo, José Martí concluye: “Y para el cruel que me arranca el corazón con que vivo, cardo ni ortiga cultivo; cultivo la rosa blanca”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: